La mata transporte público

Por Alexis Massieu

MONCLOVA, COAH., 4 de mayo de 2018.- A 7 días de festejar el Día de las Madres, Julieta perdió la vida de forma trágica ayer por la tarde: iba de camino a pagar el recibo del teléfono cuando fue arrollada por un camión de pasajeros en la Zona Centro; en el trayecto compró un par de vasos con nieve que rodaron por el suelo; para cuando llegaron los paramédicos ya no tenía signos vitales.  Julieta Aldape era comerciante y poco antes de las 15:00 horas estaba en su local de ropa en la calle De la Fuente con la calle Hidalgo, en contra esquina de la Plaza Principal, preguntó por la hora en que cerraban la telefónica y le dijeron que a las tres de la tarde, entonces se enfiló rumbo a los cajeros dos cuadras más adelante.
IMPRUDENCIA PUDO CAUSARLE LA MUERTE
Repentinamente se escuchó un golpe y varios peatones y automovilistas que pasaban frente a la Parroquia Santiago Apóstol la vieron tendida sobre el asfalto, pidiendo de inmediato la ayuda de la policía, arribando agentes municipales que cerraron el paso en espera de una ambulancia.
Los socorristas de la Cruz Roja Mexicana confirmaron la mala noticia: no tenía signos vitales, alertando a los agentes del Ministerio Público al tiempo que los uniformados aseguraban como presunto responsable a Manuel Martínez Sandoval, de 23 años de edad, conductor del camión de transporte especializado para trabajadores.
Una testigo dijo que no vio cómo el camión la golpeó, pero notó que el autobús no era el único que estaba pasando y que el semáforo estaba en verde; testimonio que podría resultar clave en las investigaciones, saliendo a relucir que la muerte fue instantánea al pasarle los neumáticos de la pesada unidad por encima.
El incidente obligó a cerrar el cruce de la calle Hidalgo con Venustiano Carranza, acordonándose el área con una cinta amarilla que llamó la atención de los paseantes, lo que aunado al congestionamiento vial, alertó a los vecinos de locales cercanos a los de Julieta Aldape.
Uno de ellos vio cómo la hija de la comerciante se preocupó al saber lo que sucedía cuando estaba en el interior de una sucursal bancaria, mientras que de forma simultánea, Alejandro, otro de sus hijos, corrió hasta el lugar cuando el cuerpo era subido a la carroza funeraria sin que le permitieran acercarse.
Corriendo se fue Alejandro hasta la funeraria ubicada sobre la misma calle Hidalgo con Garita, donde practicarían la necropsia al cuerpo de la occisa para saber si era su mamá, las imágenes de los medios de comunicación por sí solas corroboraban la noticia.
La muerte de Julieta Aldape, madre y comerciante, vecina de la colonia Obrera, quien tenía a su esposo enfermo en casa, enlutó a una familia y a quienes por años la vieron trabajar día a día en su local de la Zona Centro. Con información de Zócalo.