Un México despierto

Por: Patricia González Miranda

QUERÉTARO, QRO., 9 de enero de 2016.- En estas épocas de mucho agobio, decepciones, frustraciones y enojos con el Gobierno de México, debemos de unirnos y hacer la diferencia con cierta parte de la población que se ha dedicado a sabotear a nuestro país.

Entiendo del hartazgo de la sociedad, nos encontramos totalmente disgustados, irritados de la forma en cómo funciona el sistema. Los Diputados premiándose con bonos de miles de pesos y con un sueldo bastante alto mientras la pobreza en el país sigue creciendo día con día. Según CONEVAL hay 55.3 millones de personas en pobreza, es decir; el 46.2% de la población actual, sin duda un dato bastante duro.

Hablando del tema, hace un par de días observe un video en redes sociales de personas robando tiendas de conveniencia, no dejaron nada, literal “nada”, esto nos habla del problema serio de educación y pobreza mental que tenemos desde años atrás. El rezago educativo es amplio y es ahí uno de los principales problemas que radica en nuestro amado México.

Y aunque este panorama puede parecernos devastador, saquemos también ventajas, como con el triunfo de Trump.

Próximamente habrás elecciones, por lo que les invito a estudiar acerca de nuestros futuros gobernantes, leamos acerca de sus propuestas y hagamos que se cumplan.

Veo cada día un México despierto, que no se calla, veo gente a la que le gusta expresarse. Ya no es como antes que con apoyo de Televisa se ganaban elecciones… que por cierto… ¿Cuándo nos íbamos a imaginar que Televisa estaba a punto de quebrar?, algunos dirán que sí, otros que nunca, y esto es gracias a que nuestra voz se escucha cada vez más. Y ahora el uso de redes sociales ha facilitado más la diversificación de información para enterarnos de los acontecimientos sociales, deportivos, políticos y culturales, cuando antes en las televisoras solo hablaban de una pequeña proporción de notas o mensajes a su conveniencia, ahora ya todo es más fácil y rápido, estamos enterados de alguna noticia en cuestión de segundos.

No todo es malo, estamos más conscientes de la situación, nos interesamos por los temas. Hace varios años, estudiando la Maestría, pregunte a una chica, que opinaba acerca de los candidatos para La Presidencia de la República, a lo que me contestó: –no se, ni me interesa esa gente-. Su servidora ya estaba involucrada en temas políticos de actualidad por lo que le comenté que era muy importante pensar y meditar a quien le damos nuestro voto. Ahora veo que los jóvenes están mucho más involucrados, más participativos y tienen las ganas de realizar un cambio real para nuestro país.

Espero que las próximas generaciones sean mejores. Hay que preparar a nuestros hijos para un buen futuro. Un futuro prometedor. Todo se enseña desde casa.

Evitemos hablar de corrupción, de robos y hablemos más de una política digna, de gente a la que realmente le gusta ayudar a las personas.

Un individuo me dijo alguna vez que para ser un excelente político se necesitan de dos cosas: saber escuchar y pasión por ayudar.

Escuchemos más, ayudemos más, y juzguemos menos.

COMPARTIR
Share
compartido