Surge Sexicam en México, joven mujer ofrece sexo virtual por webcam

Por Agencias

CIUDAD DE MEXICO, 11 AGOSTO DE 2016.- María Fernanda “N” de 20años de edad es tal vez la primera mujer que en México acepta públicamente que ofrece servicios de compañía y sexo virtual a través de una webcam.

“Mafufu Sejmet, como la conocen en la web, brinda servicios sexuales a través de una cámara de computadora para centenares de clientes que mes con mes se dan cita en su perfil myfreecam.com

Si la quien ver jugar con un dildo, ella lo hace, si quieren verla desnuda o en posición de perrito, ella no tiene ningún inconveniente y posa con sonrisas pícaras. Si el usuario quiere verla en ropa interior o masturbándose, Mafufu está siempre dispuesta a complacerlo por una tarifa estimada en tokens, la moneda electrónica de intercambio (servicio-pago) que circula en la plataforma.

Pero, ¿si el cliente únicamente quiere platicar o verla beber vino?¿Si lo que quiere es solo un momento acompañamiento virtual? Mafufu responde: “Obvio, por eso estoy aquí”.

No es una trabajadora sexual convencional. Ni siquiera pueden alcanzarla más allá de una imagen en HD. Ella es una acompañante en línea con quien se puede platicar horas en el chat; a quien se les puede pedir que se convierta en el objeto de culto mejor guardado en la imaginación. Es una especie de escort virtual que cobra por momentos de pasión, sin que puedan tocarla. Desde su departamento en la ciudad de México, que ha bautizado como “Casa Sejmet” deja que el lente de una cámara indiscreta la grabe con las piernas abiertas mientras se quita la tanga.

Conoció la plataforma para trabajar de “webcam models” por recomendación de una amiga que vive en Estados Unidos. Su amiga Celma le mostró la página y Mafufu aprendió a utilizarla y a ganar dinero en ella. En el país vecino y en Europa es común el consumo de sitios web en los que las “camgirls” como “cameraboys” realizan shows a través de transmisiones en vivo y sus seguidores le otorgan propinas generosas por hacer lo que les piden. La gatita mexicana “Sejmet” lleva un año de experiencia en el ámbito y representa la mayor parte de su ingreso mensual, incluso el total si no vende algunos de sus cuadros.

Cuando mafufu llegó de Playa del Carmen a vivir a la Ciudad de México lo hizo por cuenta propia, sin dinero en el bolsillo y queriendo estudiar arte. Se obligó a entender y a dominar plataformas como myfreecam.com que solo trasmite mujeres chaturbate.com y cam4.com, donde pueden grabarse ambos sexos y transgéneros. Con Jornadas laborales no mayores a cinco horas, comenzó a percibir 8 mil pesos quincenales, con los que pudo pagar gastos de habitación, esparcimiento y comida.

¿Sexo real por internet?

La tendencia webcam surgió a principios de la década de los 90as con el auge del internet, pero se consolidó en el 2014, cuando sitios gigantescos intervinieron como mediadores entre modelos y consumidores. Para Mafufu, ser webcam “es espectacular, una forma fácil de ganar dinero”, que también la divierte porque, afirma, puede ser ella misma: “Lo que aprecian los clientes de ti es que seas autentica, que no finjas ser otra persona”, dice.

En su perfil de internet se puede apreciar un menú a la carta, como en cualquier restaurante, Así funciona:

Las entradas: Platicar sobre sus días, mostrar los senos y desnudarse.

Platillos fuertes: cumplir fetiches con los pies, verla comer o tocar la armónica, mirarla beber alcohol, “gatear por el piso del baño” y “pintar con las nalgas”.

Y de postre: el privado. La sesión de tú a tú con el cliente es la meta de cualquier webcam model, ahí se le cobra al usuario un token por segundo. El valor estimado es de 0.5 por dólar, lo que convierte ese espacio en un juego continuo para que el cliente esté satisfecho y permanezca la mayor parte del tiempo en el privado; Así es como Mafufu gana más dinero. La temática del privado puede ser o no sexual; “Hay personas que me dicen: Te traje a este privado porque necesito consejos, mi matrimonio está mal, mi esposa no quiere tener sexo conmigo”, por lo que ese privado se convierte en café y consejos” dice.

María Fernanda lleva tres años de estudio en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda. Es pintora. “Cuando llego a grabar en myfreecam.com todos me dicen: “Ya llegó mi pintora favorita”.

Por mucho tiempo temió que sui mamá, que aún vive en Playa del Carmen, se enterara de la forma en que se gana la vida, le daba miedo que buscara su nombre en internet y aparecieran montón de páginas: Hace un mes que rompió el silencio y le contó la verdad. Con impulso materno, le hizo preguntas a Mafufu sobre su seguridad, a lo que ella contestó que en las plataformas en la que trabaja tienen protegidas a las modelos, no hay manera de rastrear su  IP  (Número que indica una interfaz en red) y bloquea a quien la molesta.

Mafufu quiere hacer escuela. Un estudio donde cualquier persona que quiera dedicarse al cameo pueda hacerlo. Tiene un sueño inquieto: que Wikipedia la reconozca como la precursora de la cultura webcam en México y hace arduo trabajo para conseguirlo pues ya ha impartido cuatro talleres, uno de los más recientes; “Cómo ser un webcam model”?..

 

COMPARTIR
Share
compartido