Represión y Persecusión social de Pancho Domínguez y Marcos Aguilar

Por Armando Guerra

QUERÉTARO, QRO., 24 de diciembre de 2016.- Ante la impotencia de no poder controlar las diferentes expresiones de inconformidad social y ante la incapacidad para saber gobernar de una manera conciliatoria, los gobiernos tanto de Francisco Domínguez Servién así como de Marcos Aguilar Vega, han tomado la represión y la persecución como sus principales armas para tratar de desarticular cualquier movimiento social.

Dos son los casos de autoritarismo, arrogancia e intransigencia política; el primer caso fue cuando el líder taxista Jonathan Ruiz Herrera intentó convocar a través de redes sociales a paralizar la ciudad y hacerle “un desmadre al gobierno”, argumentando la aparición de taxis piratas que supuestamente circulan en la ciudad.

Vino entonces la intimidación y la amenaza; al líder taxista los mandaron llamar desde la Fiscalía del Estado, lo amenazaron y lo obligaron a una videograbación para que “pidiera perdón” y se desdijera de aquella convocatoria:

“Recuerda que tienes hijos, mejor dedícate a trabajar”, le dijeron en la Fiscalía, luego en el video editado por la misma autoridad, aquel “líder” taxista fue forzado a retractarse.

Así fue como el gobierno de Francisco Domínguez acalló a un ciudadano al que le fue violado su derecho a la libertad de asociación y a libre expresión de las ideas, pero fundamentalmente a sus Derechos Humanos de poder manifestarse públicamente.

Caracterizados por su falta de capacidad política para privilegiar el acuerdo y las alianzas, ahora el gobierno de Marcos Aguilar Vega, en un claro acto de autoritarismo y arrogancia política, amenaza con detener a quien dañó los Parquímetros nuevos que se instalaron en el centro histórico de la ciudad.

El tema de la Parquímetros es una controvertida y polémica decisión gubernamental que no ha dejado satisfechos a los comerciantes del Centro Histórico, por lo que la destrucción de estos parquímetros es vista por la sociedad queretana como un claro acto de inconformidad y de protesta, contra la decisión unilateral de instalar estos monitores en las banquetas de nuestra ciudad.

“Tenemos indicios muy claros de quién realizó esta acción y todo el peso de la ley caerá sobre ellos, tenemos claridad que de esta investigación hay responsables y los responsables tendrán que pagar las consecuencias, ya en breve será presentado”, declaró en forma autoritaria Marcos Aguilar.

Es así como los gobiernos de Pancho Domínguez y Marcos Aguilar en vez de conciliar y sin tacto político, ahora se dedican a la intimidación y la amenaza ante cualquier barrunto de inconformidad social contra sus gobiernos.

COMPARTIR
Share
compartido