La violencia en Querétaro: Una hipótesis

Por Jorge Coronel

QUERÉTARO, 13 de noviembre de 2016.- Querétaro empezó el año 2016 con una noticia avasallante: el enfrentamiento entre presuntas bandas rivales en donde se utilizaron armas de fuego, blancas y bombas molotov, además de que intencionalmente se incendió un auto particular (ver: http://adninformativo.mx/incendian-vandalos-vehiculo-en-menchaca-ii/)

La dantesca escena ocurrió en Menchaca, colonia perteneciente al municipio de Querétaro. Rápidamente las autoridades salieron a decir que se trató de un caso producto “de conflicto entre narcos”; horas después, señalaron que se había tratado de un asunto entre “familias” (ver: http://www.plazadearmas.com.mx/noticias/local/2016/01/05/arde_menchaca_por_narco_378905_1013.html).

Primero, llama la atención que nuevamente el binomio pobreza-delincuencia sea explotado hasta la saciedad (Menchaca pertenece al cinturón de miseria que rodea a la “muy bonita” ciudad capital).

Y aquí cabe el cuestionamiento: ¿Por qué las autoridades no realizan uno de sus vistosos operativos en zonas donde viven familias pudientes? Seguros estamos que en esas zonas no encontrarán narco-tienditas: hallarán narco-tiendotas.

Desde ese día, desde ese acontecimiento, Querétaro (entiéndase su área metropolitana), se ha visto sacudida por una ola de violencia que parece imparable: asaltos, asesinados, levantados, desaparecidos…

Es el mismo fenómeno que azotó ciudades industriosas y pujantes como Ciudad Juárez, Chihuahua y Monterrey, Nuevo León.

Con sus alrededor de dos millones de personas (muchas de ellas llegadas gracias al mito de que en Querétaro “no pasaba nada”) (ver: http://noticias.terra.com.mx/mexico/estados/el-estado-de-queretaro-supera-los-dos-millones-de-habitantes,cf30a1743ca871a2e5eeff929f355a863fbeRCRD.html ), este lugar sufre ahora en carne propia lo que otros estados y ciudades del país padecieron y padecen: desgracia tras desgracia, la violencia por todos lados.

Ahora, en Querétaro ya todos somos potencialmente víctimas de cualquier forma de violencia. ¿Y las autoridades? A poco más de un año de que las mismas entraron en función pareciera que la orden es que no se toque al llamado crimen organizado: pareciera que éste tiene carta abierta.

En el 2016, nos dijeron las autoridades a nivel nacional, la situación económica del país sería “difícil”. En el año 2017 la situación, nos dicen otra vez, será  “difícil”. ¿Qué hacer para contener posibles estallidos de inconformidad social? Aterrorizar a la población. ¿Cómo? Mediante el uso de la violencia a manos del “crimen organizado”.

Querétaro es el ejemplo de ello.

COMPARTIR
Share
compartido