La UAQ en grave crisis económica, Estado y la Federación dan “migajas”

Por Armando Guerra (Reportaje para Voz Imparcial)

QUERÉTARO,QRO.- 30 de septiembre de 2016.- Los recortes presupuestales del 2016 y el que se avecina del 2017 tienen hundida en una grave crisis económica a la Universidad Autónoma de Querétaro, una de las instituciones educativas que a nivel nacional se ubica como las mejores del país, sobre todo en facultades como Derecho y Medicina, áreas en las que Querétaro ha aportado miles de profesionistas que posicionan a México como uno de los países con una excelente preparación académica.

Esta crisis ya llegó a su máxima preocupación… al grado tal de que esta semana el rector Gilberto Herrera y el gobernador Francisco Domínguez propiciaron un encuentro con varios diputados federales entre ellos Alfredo del Mazo, quien es Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso de la Unión.

La Universidad Autónoma de Querétaro se sostiene con presupuesto de los dos órdenes de gobierno; El Estado y la Federación, de ahí que  prácticamente están ofreciendo  “migajas” a un tema tan importante como lo es la educación pública,  rubro en donde se forman los futuros profesionistas del país.

LAS CIFRAS

En el 2016 la Federación autorizó a nuestra máxima casa de estudios un incremento anual del 3.1%, lo que obligó al Congreso local aprobar otro aumento similar, además del Estado,  la universidad  logró recaudar 34.5 millones de pesos para infraestructura y equipamiento.

“El presupuesto que otorga el Estado y la Federación no alcanza ni para la nómina,” ha dicho el rector Gilberto Herrera en reiteradas ocasiones, pues de acuerdo a la distribución de recursos en la UAQ,  el mayor recurso se destina a gasto corriente que incluye la nómina de casi 950 trabajadores entre sindicalizados y  de confianza.

El tema de los jubilados y pensionados de la UAQ es otro problema que la mantienen en vilo y en crisis, pues cada año se está erogando  alrededor de 425.2 millones de pesos, cubriendo así el pago  a 521 jubilados, lo que representa poco más del 30 por ciento de la nómina.

Infraestructura educativa estancada

Luego, en segundo término el presupuesto de la UAQ se destina para Infraestructura,  de ahí que este año se estancaron las construcciones y  ampliaciones de aulas, centros de enseñanza e investigación  en planteles como Tequisquiapan, San Juan del Río,  Jalpan, Cadereyta y Colón.

La UAQ ha recurrido al apoyo de los alcaldes  de las diferentes cabeceras municipales en donde existen campus, sin embargo muy pocos han atendido el llamado de auxilio de la máxima casa de estudios, ello a pesar de que algunos  ediles son egresados de la Universidad Autónoma de Querétaro, lo que no le están devolviendo a su escuela lo mucho que ella les dio.

Caso similar ocurre con los legisladores federales del estado de Querétaro como Enrique Burgos García, Hugo Cabrera Ruiz y Braulio Guerra Urbiola quienes poco han hecho para bajar recursos de la Federación a favor de su Universidad que los formó, incluso el mismo gobernador del estado Francisco Domínguez Servién quien egresó de la facultad de ingeniería.

Ciencia y Tecnología e Investigación la más afectada

Los proyectos de investigación se encuentran frenados debido a los recortes presupuestales, no hay avance en Ciencia y Tecnología, área en la que la UAQ se encuentra rezagada a nivel nacional, todo porque es preferible pagar nómina y construir más aulas, sin embargo se está descuidando este tema tan importante que bien podría posicionar a Querétaro como uno de los mejores, pero no es así.

Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) se quedó este año  sin 150 millones de pesos provenientes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La UAQ recibía cerca de 300 millones de pesos del consejo, sin embargo, tras el recorte presupuestal de 32% para el Conacyt en el 2016, propuesto autorizado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la UAQ tuvo una reducción de hasta 50% en los recursos provenientes de éste rubro.

Comunidad Estudiantil y bajos ingresos en colegiaturas

La Universidad Autónoma de Querétaro cuenta con una matrícula de casi 29 mil estudiantes, del nivel preparatoria, facultad, maestría, doctorado e investigación.

Los escasos ingresos en colegiaturas, es otro de los problemas que enfrenta la UAQ ya que “si estamos diciendo que somos una Universidad pública no podemos aumentar las colegiaturas” dice el rector Gilberto Herrera.

Actualmente un estudiante que desea ingresar a algunos de los  planteles de la Universidad Autónoma de Querétaro anda pagando alrededor de 2 mil  250 pesos semestralmente, lo que hace que la Universidad no tenga ingresos suficientes en este rubro.

UAQ saturada, pocas fichas para ingresar

El problema financiero de la UAQ traspasa a la sociedad queretana, pues muchos jóvenes estudiantes se están quedando sin estudiar por la falta de espacios, oportunidad y la emisión de escasas fichas para poder ingresar a estudiar aquí.

Anualmente se están quedando sin ingresar a la UAQ alrededor de 50 mil estudiantes, muchos de los cuales son rechazados por no pasar el examen o por no contar  con los recursos económicos para estudiar, pues  tan solo de 800 fichas que en facultad de Derecho se otorgaron este año, solo 150 tuvieron la dicha de ganarse un espacio en la UAQ.

Las facultades donde existe mayor demanda educativa son en primer lugar Medicina, luego Derecho, Ingeniería, Psicología y Enfermería, aunque a muchos estudiantes ya les está llamando la atención la  carrera de reciente creación llamada Criminología.

 Cinthia Colín; joven sin dos años poder estudiar

Ella es Cinthia Colín, la joven estudiante egresada del Conalep cuya mayor  ilusión en la vida  es estudiar Psicología en la UAQ, en dos ocasiones lo ha intentado, pero ha quedado fuera; una por falta de oportunidades y la otra por falta de recursos económicos.

“Primero me quedé sin estudiar porque mi familia no tenía siquiera para la colegiatura y lo que se iba a necesitar de útiles, preferí mejor esperar un año, al año siguiente hice examen de admisión y me quedó a solo 2 centésimas de quedar inscrita” dice con desconsuelo Cinthia al aclarar que tiene un promedio de 9.2 en el bachillerato que cursó en el Conalep.

Esta es pues la triste y cruel realidad que vive actualmente la Universidad Autónoma de Querétaro en donde anualmente están egresando alrededor de 2 mil nuevos profesionistas  y en donde el gobierno federal y estatal no están cumpliendo con su compromiso de destinar mayores recursos a rubros tan importantes como la Educación.

 

COMPARTIR
Share
compartido