Juan Guzmán, el candidato que pudo ser alcalde de Huimilpan  

En ecos de campaña…

Por Valentín Ruíz

HUIMILPAN, QRO., 3 de enero de 2017.- Cuando Juan Guzmán Cabrera era desconocido en la política, José Manuel Sánchez Gómez -un personaje identificado con el PRI- sostenía gran amistad con él, razón que lo llevó a proponerlo ante las altas cúpulas de su partido como candidato a la alcaldía por el  PRI, pero la oferta de Sánchez Gómez fue desechada por considerarla absurda.

Luego, la estrecha amistad del líder estatal de Nueva Alianza Abel Espinoza Suárez y el mismo Manuel Sánchez Gómez, llevaron a éste a sugerirle que la mejor opción como su abanderado a la alcaldía sería Juan Guzmán, a lo que Espinoza Suárez consintió y fue así como resultó ser su candidato en las elecciones constitucionales de 2015.

Inclusive el coordinador de campaña fue el ex diputado por Nueva Alianza J. Belem Junco Márquez, -un personaje cercanísimo al mismo Abel Espinoza-, quien sin ninguna experiencia quedó al frente de tan importante encomienda.

De los acontecimientos la noche previa al día de la elección donde sí, en efecto, un grupo de “encapuchados” salieron en la obscuridad a “cuidar el voto” de Guzmán Cabrera y a la mañana siguiente, gente armada se aprestó a agredir arteramente al militante panista Martín Hernández, concluyendo en un conflicto en Apapátaro, dando órdenes “Don Juan” de que los “golpistas” se retiraran una vez consumadas las intimidaciones hacia el electorado.

De Sánchez Gómez, se supo que durante la elección ordinaria de aquel 5 de junio de 2015, se atrincheró en el búnker de Guzmán Cabrera, pero no se podía dejar ver mucho, debido a que él es priísta y operaba en contra de la entonces candidata tricolor Celia Durán.

Fue así como el PAN documentó los hechos y hubo de inconformarse ante los tribunales electorales sobre los actos vandálicos y fue entonces cuando se agotaron todos los recursos para anular las elecciones constitucionales, por lo que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación conminó a nuevas elecciones extraordinarias, anulando por completo las de junio de 2015.

Una vez que Abel Espinoza pactó con el PRI para ir en coalición en la contienda extraordinaria, dejó desamparado a Juan Guzmán que tuvo que refugiarse en el Partido Encuentro Social, pero luego de manera “descarada” renunció a su candidatura y se dedicó a apoyar a favor de los Heinze de Acción Nacional, previo acuerdo con el gobernador Domínguez; pero ya Juan se sentía traicionado por Abel.

COMPARTIR
Share
compartido