FOTOS: Aparecen pintas, culpan a mujer de la muerte de “Nato”, exigen justicia en Concá

Angélica Gil, quien tiene la verdad de lo ocurrido

Por Armando Guerra y Valentín Ruiz

CONCÁ, QRO.- Aquí en el rincón de la sierra gorda de Querétaro hay un par de ancianos que lloran el asesinato de su hijo Anatolio Reyes Guillén apodado “El Macanas”, los longevos al borde del llanto exigen el esclarecimiento de la muerte de su vástago la cual ocurrió el 3 de noviembre de 2015.

Los reporteros de VOZ IMPARCIAL llegaron hasta la casa de Don Antonio Reyes y Doña Angelina Guillén, quienes exigen a la Fiscalía dé celeridad al caso del crimen de su hijo quien fue ultimado de un balazo en el abdomen, luego de que su pareja sentimental Angélica Gil ha caído en contradicciones argumentando tres diferentes versiones de lo ocurrido.

“Para mí esa mujer (Angélica) es la asesina, en tanto no hable con la verdad y revele quien mató a mi hijo”, señala con toda probidad Don Antonio el padre que clama justicia para encontrar al responsable del homicidio de Nato.

Por su parte la madre del hoy occiso dice que siente rabia y coraje porque la mujer Angélica “N” con la que sostenía un romance su hijo, anda libre en las calles de Concá, como si nada hubiera ocurrido, “miren, pasa frente a nuestra casa casi burlándose de nosotros, no es justo,” solloza al tiempo que la hoy viuda de “Macanas”, le ofrece un pañuelo para secarse las lágrimas.

Los hijos de Nato, Lupita y Antonio Reyes Balderas, quienes junto a su madre Rita Balderas han recorrido las diferentes dependencias sin que hasta el momento hayan encontrado eco, también claman justicia para Anatolio.

LOS HECHOS:

El martes 3 de noviembre de 2015, Angélica manejaba la camioneta Aviator Lincoln color beige, cuando se le vio circular por la carretera Jalpan-Arroyo Seco, siendo en Puerto de Ayutla donde se desvió en dirección a Santa María de los Cocos, refieren algunos testigos, quienes aseguran haberla visto conducir a exceso de velocidad.

LAS CONTRADICIONES:

Metros adelante y ya carretera adentro, los jóvenes Jordan Aarón y Jaziel Eduardo Hernández Ruíz, únicos testigos del caso, aseguraron que Angélica Gil al verlos, sorprendida pidió ayuda, pero se asombran que en tan poco tiempo, la camioneta estuviera en el sentido contrario a donde se dirigía.

“Ella al vernos nos agitó la mano en señal de ayuda, gritaba que la ayudáramos y al preguntarle qué  había pasado respondió que su esposo había enfermado repentinamente”, dijo Jordan Aarón a VOZ IMPARCIAL, quien añade que Anatolio Reyes yacía en el suelo y ellos ayudaron a levantarlo para subirlo a la camioneta, momento en que vieron un disparo de arma de fuego en el abdomen del occiso.

Al preguntarle a Angélica, ésta dudó en contestar y solo refirió que los habían asaltado, pero Anatolio no tenía sangre en sus ropas ni la camioneta poseía manchas hemáticas, con lo que se consumaba la segunda contradicción de la mujer.

Cuando Jordan y Jaziel subieron a Anatolio a la camioneta, quien a simple vista no tenía signos vitales, Angélica apuró rumbo a un hospital, eso dijo, pero nuevamente perfiló rumbo a Concá, hasta donde solo llegó y dio vuelta en “U” para perfilar de nuevo hacia Jalpan, ya los jóvenes se habían comunicado con su mamá explicando los hechos pidiéndole dar parte a la policía.

Angélica quien conducía a velocidad inmoderada, fue detenida por patrullas policiales justo frente al balneario Ayutla, los uniformados confirmaron que Anatolio ya no tenía vida, por lo que fue necesario requerir los servicios del agente ministerial para dar fe de los hechos.

Ahí, la mujer explicó a la policía que un sicario les había disparado, pero la camioneta no tenía secuela alguna de haber sido baleada, por lo que ya era una tercera contradicción.

APARECEN PINTAS:

Luego de que fuera sepultado Anatolio Reyes Guillén, misteriosamente en la comunidad de Concá aparecieron unas leyendas pintadas sobre un puente que decían: “Angélica la matona”, en un hecho inédito que reflejan un grito desesperado ante los recientes hechos violentos acontecidos.

MARCHAN EXIGIENDO JUSTICIA:

Ante la inacción de las autoridades judiciales, la familia junto a un grupo de amigos tuvo que manifestarse en Jalpan de Serra en protesta por los nulos resultados de esclarecer el homicidio, exigiendo a la Fiscalía del Estado JUSTICIA para dar con el paradero de quienes le quitaron la vida a Reyes Guillén.

Es así como como en el municipio de Arroyo Seco y en la comunidad de Concá, una familia y sus habitantes siguen clamando justicia a la autoridad, pues creen que una mujer debe ser enjuiciada porque a tan solo 10 meses de aquel “misterioso” asesinato, no hay nadie detenido y entonces, un  asesino anda suelto.

COMPARTIR
Share
compartido