“Edith”, la novia de los narcos de Querétaro

Por Armando Guerra (Extracto del Libro “El Narco llegó a Querétaro)

QUERÉTARO, QRO., 3 de septiembre de 2016.- Quien fuera novia de los narcomenudistas más conocidos de Querétaro tiene nombre y apellido, se llama Edith López López, siendo una mujer bella, esbelta y valiente en el mundo del narcomenudeo, también fue “amante” de los narcos más temidos e influyentes de tierras queretanas.

Esta mujer llegó a Querétaro a finales de los 90as del siglo que concluyó procedente de su natal Jalisco, se supo entonces que un narco “pesado” de aquel estado la trajo aquí para “abrir mercado en el mundo del narcomenudeo”, y así fue, aquella hermosa dama comenzó a operar y a sentar las bases para la prosperidad del narcomenudeo en suelo queretano.

El primer “contacto” de Edith; la llamada “Reyna del Sur”, -en su versión Querétaro-, fue con Raúl Núñez “El Vaquero”;  uno de los más prolíferos jefes de la venta de cocaína al narcomenudeo aquí.

Edith era una mujer con la gran personalidad, quienes le conocieron dicen que era mujer de carácter e imponía autoridad, pues era la administradora de la venta de drogas de quien le había prometido matrimonio.

Sin embargo todo ese amor y romance se vinieron abajo y la fama de Edith se acabó cuando a su futuro esposo Raúl Núñez lo detuvieron por haber participado en el asesinato de Gabriel López Perales a quien mandó “encostalar”, por haberle robado en su mismo domicilio dinero en efectivo, joyas con un valor de 600 mil pesos, tres armas de fuego y dos kilos de cocaína.

En aquella ocasión este narco dio órdenes para matar a su infiel empleado en un predio de su propiedad en San José El Alto, donde los golpearon y ahogaron en un tambo de agua para 200 litros.

En una segunda “vendetta”, pagó para que asesinaran a José Jesús Aguilar Gayoso, quien supuestamente pretendía a su novia Edith López y además se había atrasado en sus pagos y mantenía un adeudo con él por 400 mil pesos, por concepto de venta de cocaína.

Por lo que toca a su concuño Gabriel López, lo mandó asesinar porque en abril de ese año descubrió junto a Pedro Morales “El Wara” que había sido el autor de un robo cometido en otro de sus domicilios de la calle Tomas Mojarro No. 27, en la Colonia El Tintero.

Cabe señalar que en una ocasión “El Vaquero” a petición de su novia Edith López, se sometió a una cirugía plástica para no quedarse atrás en la modalidad que asumen los verdaderos narcotraficantes que buscan no ser reconocidos.

En diciembre del 2004, Guillermo Nuñez Morales heredero de su hermano Raúl en el negocio del narcomenudeo, fue detenido por la guardia municipal junto con su esposa Blanca Arredondo Gallegos.

Edith se enamora de “El Chepe”

Edtih López López también fue novia y amante de José Apolinar Díaz González, identificado por la policía como “El Chepe” considerado como uno de los jefes narcomenudistas que en su tiempo, dieron auge al narcomenudeo en Querétaro.

Edith López llegó a enamorarse de este narco conocido como “El chicali mayor”, detenido en mayo del 2005 junto con su banda denominada ”Los Chepes” o “Chicalis” y la cual tenía su centro de operaciones al menudeo en todas las colonias de la ciudad, principalmente en la zona de La Loma, El Tintero, Los Sauces y El Rocío.

Un tiempo Edith se dedicó también a “administrar” las narcotiendas de José Apolinar Díaz, incluso en alguna ocasión mandó golpear a su novia y amante, porque ésta se había “consumido” en una noche, ella sola, tan solo 20 grapas de cocaína, lo que indica que la novia ya se estaba volviendo viciosa, a partir de ahí dejó de ser la amante de “El Chepe” y entonces se dedicó a vagar y robar “mercancía” en algunas narcotiendas de la ciudad.

Edith se hizo famosa en el mundo de las drogas desde que conoció a todos los miembros de la banda de “Los cholos” o ”Chicalis”, entre ellos a su entonces cuñado “El Cholo” principal lugarteniente de “El Chepe”, además de “El Latas” que era hermano del jefe de la  banda  y quien se encarga de las finanzas de las “narcotiendas”, “Robert” principal guardaespaldas, así como Miguel Ángel Sánchez Medrano “El cacas”. Se supo también que un tal Antonio Reyes Escobedo trabajaba para la organización.

Hoy el jefe de esta célula de narcomenudistas Jose Apolinar Díaz purga una condena de más de 30 años en el penal de San Juan del Río, ahí en ese reclusorio suele contar entre los reos y custodios la historia y el romance que vivió con Edith López.

““Que onda vato, ni yo mismo me la creo que ésta vieja ande conmigo”, se jactaba de decir José Apolinar Díaz “El Chepe” cuando aquella  bella mujer decidió andar con él.

Cuando “El Chepe” descubrió que su amante le estaba robando y haciéndole competencia en el negocio de las drogas, la despide y la manda golpear, es entonces cuando Edith decide iniciar su propio negocio en el mundo de las drogas.

Finalmente la fama y popularidad de La Reyna del Sur, versión Querétaro, concluye la mañana del 3 de diciembre del 2008 cuando es detenida con 40 grapas de cocaína junto con otro narcomenudista de nombre Agustín Montes Andrade alias “tino Montes”,

Hoy ya casi rondando los 50 años de edad, la novia de los narcos de Querétaro Edith López, existe recluida viviendo de sus recuerdos, cumpliendo una condena en el penal Femenil de San José El Alto.

COMPARTIR
Share
compartido