Se cuelga un joven; otro se arroja al tren en Saltillo

Por Redacción

SALTILLO, COAH., 17 abril de 2018.- A menos de 48 horas de que el suicidio de una joven madre conmocionara a la región, otros dos jóvenes decidieron quitarse la vida. Uno de ellos, de 24 años, logró su objetivo al colgarse en el baño de su vivienda, mientras que otro, un estudiante de 19 años, se encuentra grave tras perder una pierna cuando se arrojó al paso del tren.

A las 14:30 horas, el cuerpo de Eduardo Pérez Becerra, de 24 años, fue localizado por Brianda Fabiola Alvarado Rodríguez, de 27. La víctima se habría quitado la vida tras protagonizar una intensa discusión con su pareja.

En otro hecho, también alrededor de las 14:00 horas, un estudiante se arrojó a las vías del tren en un aparente intento por quitarse la vida. La máquina le cercenó la pierna derecha, por lo que se encuentra grave.

El estudiante, identificado como Bryan Uriel Rodríguez Velásquez, atentó contra su vida sobre el cruce de periférico LEA y Vito Alessio. Testigos de los hechos notificaron la situación a las autoridades, que respondieron de manera inmediata, siendo paramédicos de bomberos quienes acudieron al llamado para brindar la ayuda requerida.

“Inexplicable” es quizá la palabra más adecuada para calificar el fenómeno suicida que se presenta actualmente en la Región Sureste, mismo que, a pesar de que ha estado siempre presente, ha alcanzado niveles insospechados y abarca igual a personas adultas que a niños y jóvenes.

En los últimos días la cifra de muertes por propia mano alcanzó un registro de 30 sólo en la región, siendo la ciudad de Coahuila que mayor incidencia presenta al respecto; en cuanto al número de intentos, la incidencia también supera a la de años anteriores.

El sábado pasado una joven madre de 18 años se colgó en un árbol afuera de su vivienda; ayer, otro joven de 23 años decidió terminar con su vida en su casa luego de una discusión de pareja, mientras que un estudiante falló en su intento tras arrojarse al paso del tren, mismo que le cercenó una pierna.

Elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) tomaron conocimiento del deceso de un hombre que habría fallecido tras ahorcarse en el baño de la vecindad en la que habitaba, en la colonia Guayulera, confirmándose el suicidio 30 en la Región Sureste.

Fue a las 14:30 horas cuando el cuerpo de Eduardo Pérez Becerra, de 24 años, fue localizado por Brianda Fabiola Alvarado Rodríguez, de 27. El hombre se habría quitado la vida tras protagonizar una intensa discusión con su pareja.

Graciela Puente Becerra, madre de Eduardo, declaró ante las autoridades ministeriales que su hijo y Brianda Fabiola sostuvieron una fuerte riña en días pasados, por lo que la mujer optó por abandonarlo y regresar a vivir con su madre.

No obstante, ayer por la tarde Brianda regresó al domicilio que compartía con Eduardo, mismo que se ubica en la calle Carlos Pacheco 280, interior 8, pero al no encontrarlo se dedicó a buscarlo en la vecindad, localizándolo colgando del cuello en uno de los baños del lugar.

La víctima amarró su cinturón a la regadera y posteriormente se dejó caer para acabar con su vida en el triste y desolado lugar.

Tras localizar a Eduardo, Brianda Fabiola solicitó a uno de sus vecinos, identificado como Rodolfo Gaona, que la ayudara a descolgar el cuerpo, aún con la esperanza de que se pudiera hacer algo para salvarlo; posteriormente solicitaron ayuda al 911, siendo elementos de la Cruz Roja quienes finalmente declararon al hombre sin vida.

Media hora antes, un estudiante se arrojó a las vías del tren decidido a terminar con su vida, sin embargo falló, aunque el ferrocarril le cercenó una pierna y lo dejó malherido.

Fue minutos antes de las 14:00 horas que Bryan Uriel Rodríguez Velázquez, de 19 años, atentó contra su vida en el cruce del periférico Luis Echeverría Álvarez y el bulevar Vito Alessio Robles, al oriente de la ciudad, mientras esperaba el momento exacto para culminar su tragedia personal.Esto porque al ver que el ferrocarril se acercaba, el suicida intentó colgarse de un vagón para dejarse llevar por la inercia, soltándose para después caer cerca de las ruedas del pesado transporte.

Como consecuencia, el tren le pasó por encima parcialmente, amputándole la pierna derecha y provocándole severas heridas que lo dejaron tendido en un charco de su propia sangre.

Testigos notificaron la situación a las autoridades, que respondieron de manera inmediata con el envío de paramédicos de Bomberos, que se abocaron a brindarle la ayuda requerida.

Debido a lo delicado de la situación, policías municipales cercaron el área mientras los socorristas hacían lo propio, abordando al estudiante a una ambulancia para trasladarlo en estado grave a la Clínica 2 del IMSS.