Helada destruye 90% de cosecha de manzana en Arteaga Coahuila

Por Luis Durán

Arteaga, Coahuila. 17 abril de 2018.-  Entre sus dedos rueda un pequeño fruto que no alcanza el tamaño de una canica. Es el primer brote de la manzana, pero ya está muerto. Rogelio lleva 25 años cultivando la manzana y a pesar de que ha tenido tiempos difíciles, siempre había algo que cosechar, esta vez la naturaleza no tuvo piedad, arrasó con toda la producción.

“Fue la helada, todo está quemado. Ni pa’l pájaro dijo aquél, a ver si de perdido queda una pa’ probarla. Ya no hay solución, ninguna. Todos los patrones han de andar agüita’os”.

Así es como Rogelio trata de exponer la magnitud de la tragedia por la que pasan actualmente los productores de manzana en Artea-ga. La madrugada del domingo seis horas bastaron para acabar con 90% de la producción anual de manzana en este municipio.

La intensa helada registró hasta 8 grados bajo cero. Los tomó desprevenidos, el descenso de la temperatura fue repentino, los pronósticos se equivocaron y la manzana se perdió.

El pueblo mágico se quedará sin Feria de la Manzana, 6 mil personas estarán sin trabajo este año, los productores buscan desesperados un sistema de créditos para sobrevivir este año, donde ya no hay más que preservar los árboles para el año siguiente.

No habrá producto que vender, la pérdida es de más de 200 millones de pesos y las consecuencias son incalculables, el trabajo de todo un año se perdió en menos de seis horas.

Al recorrer la huerta pareciera que los árboles están floreciendo; a simple vista y con una mirada inexperta no se nota el daño, uno esperaría ver las manzanas enegrecidas o las hojas secas cayendo de los árboles que no superan los dos metros de altura.

Pero no es así. El daño es interno, se tiene que cortar el brote que alcanza apenas unos tres centímetros de diámetro, está verde y un aro negro lo circunda. Rogelio lo corta y explica que el fruto ya está muerto, es una pequeña manzana que no alcanzará a madurar, está ya quemada por dentro.

Esta situación se percibe en las ocho hectáreas que abarca la huerta María de Lourdes, en San Antonio de las Alazanas, a un kilómetro del pueblo, las más de 2 mil cajas de manzana que esperaban cosechar este año se han perdido.

Pero la tragedia no sólo afecta a los productores que tienen sus huertas en ese ejido, prácticamente en todos los cañones de la zona serrana de Arteaga se vive la misma situación. En todos los huertos de manzano, ciruelo y chabacano, la producción fue dañada por la helada.

Una helada atípica, en plena primavera, cuando las temperaturas no deben descender más allá de los cero grados, cuando se debiera presentar el clima ideal para la maduración del fruto, cuando comienza la etapa de brote.

Rogelio señala que si bien el frío es de gran beneficio para el manzano, no lo es así un frío como el que se registró la madrugada del domingo. A partir de las 10 de la noche comenzó el descenso, pero lo tomaron como algo normal, el termómetro no marcaba menos de tres grados, para las 6 de la mañana ya estaban a -8 grados, ya no había nada qué hacer, los cultivos ya estaban muertos.

“En mis 25 años como agricultor nunca había pasado esto, las heladas son en diciembre y enero y esas nos benefician porque matan toda la plaga y humedecen la tierra, la dejan preparada, pero una helada en esta temporada fue mala, muy mala para el manzano”.

Según su experiencia como agricultor, Rogelio comentó que los manzanos deben mantenerse a un temperatura de entre los ocho y los cero grados, ni más caliente, ni más frío, pero esta vez la naturaleza asestó un golpe certero. Con información de Zocalo.