CNDH señala a policías de Coahuila de complicidad en desapariciones

Por Redacción.

MÉXICO, México. 20 de marzo de 2018.-  Policías del norteño estado de Cohauila habrían sido cómplices de una violenta irrupción del cartel de los Zetas en una comunidad que derivó en la desaparición de decenas, quizá cientos, de personas, denunció este lunes la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH, defensoría).

El organismo público autónomo emitió un informe con recomendaciones sobre hechos ocurridos el 18 de marzo de 2011, cuando según reportes de prensa el sangriento cartel de Los Zetas irrumpió en la comunidad de Allende, destruyó 40 casas, siete haciendas y privó de la libertad a unas 300 personas.

La CNDH precisa en un comunicado que se ha documentado la “detención arbitraria” a manos de policías de Allende de 34 adultos, cinco menores y otros pobladores que no han sido posible identificar.

También tiene constancia de que 35 adultos, tres menores y otros pobladores, cuyo número no ha sido determinado, fueron desaparecidos por los Zetas “con la autorización, apoyo o aquiescencia de elementos” de la policía de Allende.

A siete años de lo que se conoce como “la masacre de Allende”, las autoridades no han conseguido establecer el número preciso de personas desaparecidas ni la secuencia de los hechos.

Según reportes de prensa los Zetas habrían incursionado para atacar casas cuyos habitantes compartían el mismo apellido y vengar la supuesta traición de uno de ellos.

En una finca de la zona se encontraron restos humanos, de los que se han extraído 219 muestras biológicas que la CNDH pide sean estudiadas para determinar la identidad de las víctimas.

A la fiscalía general y al gobierno de Coahuila, la CNDH recomienda investigar a elementos de la policía de Allende para determinar “su probable responsabilidad en la comisión del delito de delincuencia organizada”.

En otra parte de su recomendación, la CNDH subraya que hay dos testimonios que señalan que elementos del Ejército presenciaron los hechos violentos sin intervenir, aunque repara en que no han encontrado elementos de prueba en ese sentido y llaman a la fiscalía a iniciar una investigación.

El cartel de los Zetas, formado por exmilitares de élite, fue reclutado como brazo armado del cartel del Golfo, pero a finales de 2009 rompieron filas desatando una sangrienta disputa en el norte de México. El grupo criminal ha perdido fuerza en los últimos años.

Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno de entonces lanzó un polémico operativo militar antidrogas, se han registrado más de 200.000 asesinatos y miles de desapariciones, según cifras oficiales que no precisan cuántos de estos crímenes están relacionados con el combate a la delincuencia.

Con información de tribuna noticias.