Escuela Fernández Lizardi, de fresnillo Zac en pésimas condiciones

Por Marlene Luna.

FRESNILLO. 12 de marzo de 2018.- Más de 500 alumnos de la escuela Fernández Lizardi toman clase en una infraestructura de casi 30 años que no ha recibido rehabilitación, por lo que la falta de energía eléctrica y agua potable es cotidiana, pese a que no tener luz afecta a más de 150 estudiantes que están inscritos en el turno vespertino.

Los niños no cuentan con canchas deportivas dignas y tampoco tienen áreas verdes para jugar, amén de espacios con bancas donde puedan ingerir sus alimentos.

La escuela está rodeada de espacios de tierra y piedras que son peligrosas para su integridad, y la barda perimetral está inconclusa, lo que la vuelve un lugar inseguro para ellos.

El único lugar de recreación que tienen es la plaza con domo donde realizan los actos cívicos, que también usan para juegos y lecturas, pero sólo una parte tiene escalinatas, por lo que algunas áreas altas de alrededor también son de peligro, pues los pequeños pueden sufrir una caída.

Es evidente el paso de los años en el inmueble, que luce con grietas dentro y fuera de los salones, además de la pintura vieja; los baños no tienen suficiente protección y las tuberías y mobiliario son antiguos, plagados de sarro y deteriorados.

La escuela primaria federal fue construida hace más de 27 años y, ante la necesidad inmediata de construir una barda perimetral se unieron para reunir fondos y evitar que personas ajenas a la institución merodeen el lugar.

La escuela Fernández Lizardi tiene turno matutino y vespertino; en el primero el director es Miguel Ángel Meléndrez Martínez, quien tiene a su cargo la institución desde hace tres años.

En el segundo turno es en el que se han tenido más problemas en la conducta de los estudiantes, sobre todo por las carencias que presenta la escuela.

Meléndrez Martínez explicó que hace unos meses varios alumnos fueron dados de baja, debido a que se les encontraron enervantes; también tienen problemas de bullying, que no se han reportado ante las autoridades competentes.

Por si fueran pocos los problemas de la institución, también han sido víctimas de robo, debido a la falta de alumbrado público.

La directora del turno vespertino, María de los Ángeles, comentó que ellos tienen no sólo uno, sino hasta dos terrenos donados por particulares para dejar el turno vespertino y contar con su propio edificio, pero hasta el momento no se inició la construcción porque no tienen papeles que acredite la propiedad del mismo y la Secretaría de Educación de Zacatecas (Seduzac) argumenta que no puede ayudarlos hasta que tengan documentos.

Pese a ello, maestros, padres de familia y presidentes de participación social de las colonias aledañas insisten en solicitar apoyo de las autoridades sin que hasta ahora tengan respuesta.

Con información de NTR.