Se cultiva droga en la Sierra Gorda (HISTORIAS QUE NO SE OLVIDAN)

Plantíos y tráfico de marihuana en la Sierra Gorda FOTO: Ilustrativa

Del libro “Cuando el narco llegó a Querétaro” de Armando Guerra

San Joaquín primer productor de droga

Por mientras las autoridades policíacas se ponían de acuerdo quienes encabezarían el combate a la delincuencia, el problema de venta y consumo de marihuana iba en aumento.

Un 14 de agosto de 1986 los medios de comunicación dieron cuenta de lo que consideraban la destrucción del primer y más grande cultivo de marihuana que hasta entonces se había detectado  en la entidad.

La primera acción contra el tráfico de enervantes que se tenga memoria se realizó aquel día en la que la judicial estatal se adjudicó el operativo.

En el paraje conocido como “Cañón del Sarro” perteneciente al municipio de San Joaquín cerca del Doctor, se logró la captura de tres individuos que se encargaban de cuidar el cultivo de 5 mil matas de aproximadamente 20 centímetros de altura que se sembraban en una gran extensión de terreno.

Por estos hechos  fueron presentados los responsables Manuel Guerra Aceves, Mariano Aguilar Castillo y Amado Covarrubias Burgos, todos ellos originarios  de Culiacán, Sinaloa, confesaron que el principal cabecilla de esta banda de narcotraficantes era un tal Don “Fili”.

Los casos de cultivo y venta de mariguana se fueron extendiendo hacia otros municipios, un año después de ocurridos estos hechos, en el municipio de Tequisquiapan agentes de la judicial descubrieron un plantío de “la verde” cerca de la comunidad de “La Tortuga”.

En  aquella acción  capturaron a los responsables quienes resultaron ser los hermanos Aniceto y Ezequiel Reséndiz Hernández mismos que confesaron dedicarse a sembrar y cultivar marihuana  la   que  generalmente  vendían en su propia casa a razón de 10 a 15 mil pesos el “cartón”.

Eran tiempos en que el gobierno mexicano daba a conocer a la opinión pública la espectacular captura del narcotraficante Rafael Caro Quintero.

Caro Quintero había hecho una enorme fortuna gracias a la siembra de grandes hectáreas de marihuana en su Rancho “El Búfalo” en el estado de Chihuahua, pero el destino le hizo una mala jugada al ser capturado cuando tenía almacenadas casi 20 toneladas de aquel estupefaciente.

En Querétaro, todavía no había narcos “pesados”, solamente aficionados a cultivar pequeñas plantas de marihuana que les fueron facilitadas por familiares que llegaban de otras partes de la República, donde se cuenta con tierra fértil propicia para ello.

Preocupa en la sierra el narco

La sierra gorda de Querétaro se estaba convirtiendo en un lugar para la siembra de marihuana, prueba de ello es que fue detenido un militar de la partida de Jalpan con un costal de 10 kilos de marihuana. El uniformado de nombre Julio Flores fue aprehendido en la Lagunita, municipio de Landa de Matamoros.

El hecho despertó preocupación entre la sociedad de la zona serrana al pensar que en la comunidad de Valle Verde (antes La Parada) pudiera haber enormes plantíos de marihuana y por consiguiente gente involucrada en el negocio de la droga.

Destruyen plantío de droga en Arroyo Seco

El estado de Querétaro dejaba poco a poco ser únicamente paso de droga, ahora se convertía en productor de droga, así se puso de manifiesto cuando el Ejército Mexicano destruyó un plantío de mariguana de 43 hectáreas en la comunidad de Las Vegas Cuatas en el municipio de Arroyo Seco.

El sembradío fue descubierto al margen del Río Santa María, se dijo que los narcos lo adquirieron mediante el pago de 150 mil dólares en efectivo, entonces sus nuevos propietarios iniciaron un rápido acondicionamiento constructor.

Las labores de siembra tuvieron un trabajo de doble turno y de manera personal en el que se introdujo tubería para riego por aspersión.

El general de la 17 zona militar Rubén Rivas Peña dijo que Miguel Sánchez y Pedro Rivero, administradores del sembradío huyeron con rumbo desconocido.